Compártelo con quien quieras...

Bienvenidos a la increíble historia de Blas de Lezo.

Blas de Lezo un hombre valiente, honorable y buen estratega virtudes que le convirtieron en héroe pero no las únicas. Un oficial tuerto, cojo y manco que resistió el ataque de 195 navíos ingleses con apenas 6 barcos durante el siglo XVIII.

Blas de Lezo nació en Pasajes, Guipúzcoa, el 3 de febrero de 1687. Un marinero vasco que se convirtió en uno de los más grandes estrategas de la Armada española.

Su carrera militar empieza en plena guerra entre la dinastía de los Austrias y la de los Borbones por conseguir la corona tras la muerte del rey Carlos II. Ese mismo año se quedaría cojo, debido a una bala de cañón, en la batalla de Vélez-Málaga.

Lo que finalmente ocurrió

Aunque el combate finalizó sin un vencedor claro, el marino comenzó a ser conocido por su heroicidad. Siendo elogiado por su almirante por su intrepidez y su comportamiento, consiguiendo así el ascenso a alférez.

Pero la pérdida de la pierna solo fue el principio de sus desdichas o de sus dichas. Dos años más tarde perdió el ojo, en la fortaleza de Santa Catalina de Tolón mientras luchaba contra las tropas del príncipe Eugenio de Saboya. Un desafortunado cañonazo hizo que una esquirla se le alojara en el ojo izquierdo explotándole de inmediato. Aun así se negó a abandonar el servicio a pesar de que era evidente que la suerte no estaba de su parte.

Finalmente, cuando tenía 26 años, el destino volvió a ser esquivo con este marino. La Guerra de Sucesión había prácticamente finalizado en julio de 1713 con la firma de la paz con Gran Bretaña. Pero Cataluña seguía en armas por los partidarios de la casa de Austria. El marino participó en varios combates y bombardeos a la plaza de Barcelona. En uno de ellos, el 11 de septiembre de 1714, se acercó demasiado a las defensas enemigas y recibió un balazo de mosquete en el antebrazo derecho que le rompió varios tendones y le dejó manco para toda su vida».

Puntúa el contenido
Antonio de la Peña

Antonio de la Peña

Un investigador, escritor, experimentador y no se sabe cuántas cosas más que comenzó a escribir desde niño y que, con pasados los 20 años, comienza a colaborar con diversos medios escritos que culminan, en octubre de 2005, cuando acaba su primera novela “Ancestros de sangre” que no publicó.

Ver todos los postVer más...

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *